La cimbra es la estructura provisional o molde que soporta el concreto, mientras está fraguando, logrando la resistencia suficiente para sostenerse a sí mismo.

Existen diversos tipos de cimbra, veamos algunos:

Cimbra de ladrillo: cuando se trata de arcos de ladrillo para la formación de puertas, ventanas. Las cimbras se pueden hacer de ladrillo.

Cimbra de madera: son las que más se utilizan. Se componen de dos o más cuchillos, unidos entre sí, por medio de correa y un entablado.

Cimbras especiales: se ejecutan para colar formas tales como arcos, bóvedas y superficies con diversas características.

Cimbras metálicas: están constituidas por paneles de lámina modulados y estandarizados, susceptible de adaptarse a todos los elementos estructurales del concreto. El acabado que toman las piezas coladas por este procedimiento es perfecto en su apariencia.


Artículo creado con información de iiarquitectos.com.